Buscar
  • marotitamarota

Flamenco en Murillo

Hoy es el Día Internacional del Flamenco, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.


Otro año más.


Y esta es una iniciativa del Instituto Andaluz del Flamenco, supongo que una de muchas, para tan publicitado día. Os la transcribo tal cual:


”¿Queréis sumaros a la celebración del Día del Flamenco en Andalucía? El Instituto Andaluz del Flamenco está preparando 'Flamenco en Murillo', un acto en el que se instalará, el día 16 en la sede del IAF, un escenario abierto a aquellas personas que quieran compartir su arte, cantando, bailando o tocando, y que quieran vivir con el público un día tan importante para el flamenco, el aniversario de su declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.”


Para mi destacan algunas palabras en este texto:

escenario abierto

compartir su arte, cantando, bailando o tocando

vivir con el público


Y os transcribo una de las cláusulas de las bases para participa:

“Cláusula 5: Que no va a recibir ninguna contraprestación económica ni de ningún otro tipo por tratarse de una colaboración voluntaria y de forma altruista.”


Uno ambos textos y saco algunas conclusiones:

. En el Día Internacional del Flamenco, el Instituto Andaluz del Flamenco invierte dinero en montar un escenario.

. El escenario es “abierto”, entiendo por esto que accesible a artistas y no artistas, mientras canten, bailen o toquen. Es decir se puede subir cualquiera mientras realice alguna, o todas, de estas acciones.

. Compartir con el público, es decir, hay público. . Quien sube a realizar alguna de las tres acciones lo hace cómo una colaboración voluntaria y de forma altruista. ¿Con quien colabora? ¿Con qué objetivo?. ¿Con el Instituto, a llenar de contenido ”cultural” obligado un día como este, pero haciéndolo popular y accesible, “para todos”? ”Altruismo”, según la RAE significa “diligencia en procurar el bien ajeno aún a costa del propio”. ¿Cual es ese bien ajeno, es decir, de los otros, que se procura? ¿El que se suban a un escenario personas que, en otras circunstancias, no podrían subir? ¿Que estas personas regalen su “arte” ( “procurar el bien ajeno), sin cobrar por ello (aún a costa del propio)? . El público asume que no es necesario pagar por ver “arte”, que el arte sobre el escenario es gratis porque es espontáneo, sale natural, no requiere nada especial (inversión de dinero, tiempo, dedicación, estudio) para darse. Por tanto los artistas pueden o no ser remunerados al hacer arte.


El flamenco es de todos, esta es una de las razones de que sea patrimonio inmaterial de la humanidad, sin mayúsculas institucionales, porque pertenece a todo aquel/aquella que lo ame, que lo sienta, que se deje empapar, mover, romper por él.

Pero también es una profesión y los profesionales que la ejercemos no es que estemos en el mejor momento. En mi opinión, esta iniciativa refuerza una serie de ideas que no apoyan a los profesionales del flamenco: cualquiera se puede subir a un escenario, el escenario flamenco sólo permite cante, baile y toque, ninguna otra acción o manifestación (hablar, callar, recitar poesía, reír, llorar, oler una flor…), en caso de ser artista profesional, se te permite, desde esta institución, “compartir tu arte” pero sin ser remunerado por ello, es decir, bajo tu propia responsabilidad.


He compartido esta noticia con otros compañeros y todos son de la misma opinión. Pedimos iniciativas institucionales que apoyen a los profesionales, que creen empleo, que inviertan en sostener la legalidad y la sostenibilidad en el tiempo de esos empleos, que abran circuitos y espacios igualmente sostenibles, que eduquen en el respeto por la profesión del flamenco, no sólo por el arte del flamenco. Pedimos estas iniciativas durante todo el año, no sólo en el día de hoy. Pedimos verdaderas estrategias culturales a medio y largo plazo, que amplíen y refuercen la estructura laboral del flamenco y no la reduzcan a un flash mob, una campaña publicitaria o un “escenario abierto altruista” como este.





42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo