Buscar
  • marotitamarota

Gracias Singla



El fin de semana pasado estuve en Barcelona rodando a las órdenes de Paloma Zapata y su equipo para su documental “Buscando a la Singla”. Era mi segunda experiencia cinematográfica y lo pasé un poco mal. Paloma y cada persona del equipo, incluida Elena Kaittani, la actriz protagonista, me hicieron sentir cómoda y acogieron mi falta de experiencia con cariño y paciencia. Pero, decididamente, el cine no es para mí.


Empezamos a rodar a las 7 de la mañana, aguantamos el viento gélido de lo que fue el Somorrostro, la multitud de gente que pasea por la playa (turistas, pescadores, joggers, parejas, jóvenes haciendo pesas sin camiseta, pandillas que no se habían recogido aún de la fiesta de anoche, mayores bailando salsa con un mini altavoz, más turistas, otro rodaje), frío y más frío… Mi objetivo era hablar de La Singla como bailaora gitana, como mujer frágil (no víctima) frente a managers explotadores y un mundo flamenco principalmente dominado, dirigido, contratado, vendido, por hombres. Quería hablar de la contradicción entre la fuerza y la modernidad de La Singla (hoy su baile seguiría siendo actual y su técnica brillante) y su fragilidad ante la explotación y el abuso. Quería reflexionar sobre porqué la única forma de aquella mujer joven de salir del infierno en que se convirtió su baile fue retirarse. No disponía de recursos para hacer otra cosa, recursos externos como apoyo, asesoramiento, acogida.

Creo que no dije todo lo que quería, y que lo que dije fue torpe y sin el suficiente contexto. Hablé de Singla como bailaora gitana y las contradicciones entre esa representación dentro del flamenco y la situación social de los gitanos en aquel momento. Creo que es importante entender lo que en cada momento rodea a una manifestación artística, ver a qué necesidades o carencias sociales, políticas, económicas responde. ¿Porqué el flamenco era entonces así? ¿Porqué es ahora como es?

Resumiendo, no estoy muy contenta con mi “actuación”. Aun así espero que el documental sea muy premiado y, sobre todo, que cuando Singla lo vea, reciba toda la admiración y el respeto que se merece de los profesionales del flamenco. Gracias Singla por tu talento y tu valentía para ser personal, por tu resistencia y por tu fragilidad, por inspirar a otras mujeres bailaoras y por representar desde tu individualidad un baile gitano femenino poderoso y orgulloso de sí mismo.

81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Manifest