Buscar
  • marotitamarota

Manifest


Imagen: Stefania Gregori


Pido disculpas. No doy abasto. He vuelto a España para empezar un montón de ensayos para distintas cosas. Ensayos, no trabajo. Es decir, horas y horas de probar y descartar sin ganar nada. Nada de dinero, porque sí gano otras cosas: ilusión, vitalidad, creatividad. Me doy cuenta una vez más de la hermosa esclavitud de mi trabajo, que te encadena a tener que “inventar“ estés como estés, pase lo que pase. Y lo difícil no es inventar, todos tenemos mil ideas en la cabeza. La profesión empieza cuando a esas ideas les tienes que dar forma, tienes que concretarlas en un movimiento que va seguido de otro y de otro y de otro. Cuando esa imagen tan poética o tan terrible que tienes en la cabeza tienes que convertirla en una acción bailada con cierta continuidad. Y darle un final, lo más difícil de todo. Miento, lo más difícil es no traicionarte descartando esa idea o imagen primera porque te parece imposible materializarla. Pero siempre hay una forma de lograrlo, e Israel Galván es un gran maestro en ello. La foto de hoy es una muestra de lo que cuento. Paloma Zapata, directora de cine, me ha invitado a colaborar en su documental sobre La Singla. Esta es la imagen en mi cabeza: un pequeño zapato de flamenco al lado de un zueco grande y tosco. Tendréis que ver el documental para entender la simbología pero, volviendo al proceso creativo (expresión que ahora todos usamos tanto) me siento muy feliz y orgullosa de comprobar cómo sigue funcionando el binomio valentía-disciplina. O osadía-cabezonería, si queréis. La valentía de apostar por lo que quieres hacer, por lo que sabes que puede hacerse, unida a la disciplina germánica de echarle horas hasta que nace, coge forma. Eso que estaba en tu cabeza ahora está ahí fuera. Podía ser. Es. Que privilegio poder vivir haciendo esto.


71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo